Darse el “sí, quiero” es sólo uno de los muchos momentos del viaje que estáis a punto de comenzar juntos, quizá unos de los más importantes de vuestras vidas. En este tipo de eventos siempre voy a intentar ser lo más invisible que pueda, robando momentos únicos que huyan del típico posado (que también los hay, claro que sí, ¡cualquiera le dice que no a mamá!).

Estaré desde dos horas antes de la ceremonia (principalmente para la preparación de la novia, PUEDES VER UN EJEMPLO AQUI) y hasta una hora después del primer baile de los novios, acabado el banquete.

Recordad que podéis añadir productos fotográficos a vuestra reserva, tanto impresiones enmarcadas o no, como álbumes réplica para los padres.

PODÉIS VER EJEMPLOS CON VÍDEO AQUÍ

En bodas de más de 80 invitados:

Para bien o para mal, trabajo sola. Pero entiendo que en eventos con una lista grande de invitados, debéis de contemplar la posibilidad de otro fotógrafo. Es más, os lo aconsejo, si queréis que TODOS los momentos estén cubiertos. Me adapto genial con otros compañeros, no dudéis en consultarme dudas a este respecto.

.